¡Puntualidad!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

El momento fijado eran las cinco de la tarde. Los cuatro involucrados en un contrato de compra-venta nos habíamos esforzado para llegar a la hora acordada. La firma ante el notario no debería demorarse más de cinco o diez minutos. Todo había sido preparado por uno de los presentes, que había facilitado al oficial correspondiente la documentación precisa.

La llegada a la notaría puso de manifiesto que algo no funcionaba. Lograr que nos abrieran las dos puertas sucesivas de acceso llevó más de diez minutos. Luego sabríamos que la persona encargada no había llegado y que los dos oficiales no competían por prestar buen servicio. Superados los obstáculos, nos sentamos en torno a la mesa prevista.

Al afearle su comportamiento, farfulló:

    -A veces la firmas se complican

Bastaba un mínimo de olfato para detectar que desparramaba aromas etílicos.

La puntualidad no es un bien menor. Es fundamentalmente una manifestación de respeto a quien se ha de atender. Llegar tarde es trasladar este mensaje: hay alguien o algo que me importa más que tú.

En ocasiones –un atasco, una complicación extemporánea- justifica un tardanza. Ser asiduamente impuntual, salvados específicos sabios que habitan el mundo de las ideas más que el de los humanos, es una reveladora laguna no sólo de tipo profesional, sino de instrucción básica.

Presentarse a la hora pactada es tanto como afirmar: me importas, y por eso he puesto voluntad para comparecer en el instante previsto.

Un profesional que hace esperar de forma usual exhibe exigua valía. Esta carencia se presenta con frecuencia en determinados ámbitos: el médico, el jurídico, el académico…

 Las excepciones –repito- son entendibles, pero quien pone en cola a la gente para no tener él que esperar es un desaprensivo, por muy ilustrado o relevante que se crea.

Recuerdo a un galeno que llegó a su consulta, al igual que el notario antes mencionado, con mucho tiempo de retraso y copioso alcohol de más. Al igual que el jurista se chuleó ante los que allí esperábamos. Alguno se lo censuró en público.

«Quizá por la confianza que teníamos, sin mucha claridad verbal por su ingesta, exclamó al verme:

 -¡Cómo se ponen por tener que esperar un rato!

La puntualidad –le respondí- es la afabilidad del poderoso. Y tú, aquí eres poderoso para ellos, y también para mí, pues somos pacientes.

Quien habitualmente no es puntual, aunque no lo visualice así, pretende maltratar la dignidad de los demás; en realidad, socava la propia.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

Mejores posts febrero
¡Comparte este post!
Share
febrero 28, 2024

¡Terminamos el mes de febrero con nuestra selección de los mejores post de RR.HH.! En esta ocasión, Raquel Garcia Pastor, el equipo Editorial de Topic Trending, Xavi Roca, Ricard Loira y Francisco Alcaide, han sido los cinco escogidos para compartir sus interesantes reflexiones sobre el área de gestión de personas.

¡Comparte este post!
Share
febrero 21, 2024

Matthew Weatherley-White, inversor de impacto y cofundador del Grupo CAPROCK, explica en este interesante vídeo cómo la sostenibilidad puede trascender las fronteras de los equipos y convertirse en el núcleo de toda la organización.

Trabajadores sin escritorio
¡Comparte este post!
Share
febrero 14, 2024

Las empresas deben encontrar mejores soluciones y rápido. Perder trabajadores sin escritorio no solo es costoso desde la perspectiva de la contratación y la capacitación, sino que también afecta su capacidad para adaptarse a la creciente demanda de los clientes