Empleados y robots, ¿pueden convivir?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Los robots ya no están sólo en los sueños o en las historias de ficción, ya son una realidad, y no nos referimos a robots como Robotina, de los Supersónicos- que seguro algún día estarán en nuestros hogares- nos referimos a los robots con los que convivimos en el trabajo.

Sí, esas máquinas que cambian nuestras vidas y aunque se ha dicho que desplazarán a los humanos, la realidad es que sólo se verán afectados los empleos rutinarios; sin embargo, su implementación dará paso a labores más dinámicas y cognitivas.

La competencia no será entre humanos y maquinas, será entre personas; quienes entrarán en un juego de habilidades profesionales que los haga más competitivos y empleables.

Según un estudio de McKinsey, menos del 5% de los trabajos pueden automatizarse completamente con la tecnología actual; sin embargo, la tecnología cambiará 60% de las profesiones.

Y es que la creatividad y la percepción de emociones son difícil de automatizar. Es cierto que los robots nos ayudan a hacer más eficientes y seguros los procesos, pero se requiere que las labores estén vinculadas con las emociones.

Por ejemplo, en una manufacturera, las máquinas ayudarán a que los procesos sean más rápidos, pero se requiere de una persona que programe el equipo y tome decisiones rápidas si algo sale mal.

O una empresa que tiene una aplicación para calificar el desempeño de los trabajadores necesitará de los demás colaboradores o del personal de recursos humanos para calificar la actitud, el trabajo en equipo y no sólo su desempeño laboral, como lo haría la aplicación.

Cada vez más empresas utilizan tecnología en el proceso de selección, lo cual beneficia tanto al reclutador como a los candidatos. Al reclutador porque le ayuda a seleccionar de forma más rápida y eficiente al candidato ideal para el puesto, que coincida con la filosofía de la empresa y que cuente con las habilidades necesarias para la vacante.

Al candidato le beneficia porque puede seguir en tiempo real el proceso, conocer si pasa al siguiente nivel, terminando con la incertidumbre y la espera de recibir una llamada o correo con el resultado final.

La tecnología también permite el teletrabajo, es decir, que los colaboradores realicen sus labores desde cualquier lugar, ya sea una cafetería, un parque, la casa, incluso otro país.

En este sentido, podemos decir que los robots no vienen a terminar con los empleos, sino a dar nuevas oportunidades laborales, siempre que sepamos adaptarnos al nuevo escenario profesional, la clave está en la formación continua y la recualificación, debido a que cada vez más empleos tienen que ver con la tecnología.

Si tiene un empleo rutinario y predecible, probablemente su trabajo sí formará del 14% de los empleos que pueden desaparecer, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pero no se preocupe, puede ubicarse en actividades de mayor concentración y valor, labores que requieran de sus habilidades para impulsar su crecimiento profesional y el valor de la compañía.

Así, los robots pueden aumentar, en un alto grado, las capacidades humanas, las habilidades cognitivas y dejar espacio para la innovación.

Las 10 habilidades blandas más demandadas para el 2020

  • Mentalidad de crecimiento
  • Creatividad
  • Concentración o enfoque
  • Innovación
  • Habilidades de comunicación
  • Storytelling (narrativa)
  • Interculturalidad
  • Pensamiento crítico
  • Liderazgo
  • Inteligencia emocional
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

¡Comparte este post!
Share
el 10, Jun 2021

La pregunta del titular tiene su punto de incomodidad, no se puede negar, y por tanto, la fuerza suficiente como para hacernos parar a pensar. De hecho, hace unos años era frecuente escuchar por ahí, en conversaciones informales pero también laborales, ese “¿te gustaría que tu hijo fuera tu jefe?”

¡Comparte este post!
Share
el 8, Jun 2021

Las crisis son dolorosas. Con frecuencia, devastan proyectos, generan sufrimiento, interrumpen carreras profesionales y, en casos extremos, nos arrebatan a algunos seres queridos. Ya que pagamos un precio tan alto, vale la pena considerar también los beneficios que aportan estas experiencias

¡Comparte este post!
Share
el 3, Jun 2021

La crisis sanitaria del Covid-19 ha traído consigo la transformación radical de los lugares de trabajo.