El reto de encontrar talento humano con competencias para el futuro

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

En tiempos de pandemia todos nos hemos visto forzados a reinventarnos. Reinventar nuestra forma de trabajo, nuestra forma de relacionarnos, nuestra forma de ver el mundo y por supuesto nuestra forma de obtener recursos. Una de las principales preocupaciones del mundo empresarial es cómo sobrevivir a la crisis económica; los sectores con mayor afectación ya están cambiando sus modelos de negocio, mientras que otros ya cerraron operaciones y nos queda la gran pregunta ¿cuál será el balance de esta pandemia?

La respuesta es aún incierta, lo que sí podemos afirmar es que entre los múltiples retos que las empresas deben enfrentar como la reinvención del modelo de negocio, el ajuste de los planes estratégicos, la transformación digital y un cliente / consumidor con nuevas necesidades, se suma el desarrollo de capacidades que el talento humano no tenía antes de la crisis COVID -19.

Desde el 2015, Oxford Economics ya nos advertía que para el 2022 cambiarían radicalmente las habilidades del talento que necesitarían las organizaciones: habilidades digitales, pensamiento ágil, comunicación y relacionamiento, además de operación global eran las primeras en referenciarse. LinkedIn también nos mostró al inicio de este año, y con mucha asertividad, que en el 2020 la creatividad, persuasión, colaboración, adaptabilidad e inteligencia emocional serían el top 5 de las habilidades blandas requeridas.

¿Quiere conocer cuáles son las profesiones más demandadas? Lo invito a que haga un simple ejercicio: active las alertas de empleo en su perfil de LinkedIn o de otros portales, e ingrese los criterios relacionados con desarrollo ágil de software, data analytics, inteligencia artificial o marketing digital. El resultado que tendrá son múltiples ofertas en estos campos de conocimiento, donde los expertos en reclutamiento se han visto retados para encontrar talento experto, que además tengan las habilidades blandas que ya he mencionado.

El concepto STEM (acrónimo de Science, Technology, Engineer, Math) hoy toma toda la relevancia y se convierte en una necesidad para el sector educativo y de formación empresarial. En este punto surge la pregunta: ¿qué tan preparados estamos para desarrollar este tipo de habilidades en nuestro talento?

Un pequeño número de colegios y universidades ya cuentan con iniciativas para fortalecer el conocimiento en estos campos, pero la cantidad aún es insuficiente y aún están lejos de suplir estas competencias. Mientras esta brecha no se cierre en edades escolares tempranas, las empresas tendremos que hacer la tarea. Esto significa que los programas de capacitación empresarial deben formar en competencia para que pueda desempeñar correctamente su trabajo (también llamado reskilling) o complementar son otras materias que le ayuden (lo que se ha llamado upskilling).

El estudio más reciente de McKinsey “Beyond hiring: How companies are reskilling to address talent gaps”, publicado en febrero 2020 indica que la tecnología y los modelos comerciales continuarán su rápida evolución y el 87% de la fuerza de trabajo global presenta hoy brechas importantes en sus habilidades para las necesidades de las organizaciones.

Las proyecciones nos decían que estas brechas se verían a partir del 2025 o 2030, lo cierto es que hoy ya las vivimos. 9 de cada 10 ejecutivos del mundo son conscientes de esta situación y afirman que este impacto se da en más del 50% de los roles de la organización. Si aún no ha reconfigurado su estrategia de aprendizaje y desarrollo de su talento lo invito a que tenga inicie con 3 preguntas clave:  

  1. ¿Cuáles son las competencias que debo desarrollar en mi talento? Mi recomendación es que tome decisiones basadas en analítica de datos de su negocio, teniendo en cuenta lo que sucede no solo en su cadena de valor sino en el entorno y en la generación de valor para sus clientes para definir cuáles habilidades técnicas son requeridas. Sumado a esto incluya habilidades blandas que le permitan a su talento estar empoderado, trabajar colaborativamente, ser flexible y adaptable, y desarrollar resiliencia, porque hoy tenemos certeza que lo único seguro es el cambio.
  2. ¿Cómo acelerar la curva de aprendizaje? La tecnología es su mejor aliado. Plataformas de educación virtual y on line son exigidas no solo por el distanciamiento social sino por la posibilidad de la autogestión y el aprendizaje a la medida de las necesidades.
  3. ¿Cuál es la mejor forma de implementar un programa de upskilling y reskilling? Piense en el “Learning Journey” que necesitan sus colaboradores, cuál es la experiencia de aprendizaje que quieren vivir y cómo se motivan para hacerlo. Recuerde que en la edad adulta el principal reto es desaprender lo que sabíamos y aprender lo que vamos necesitando, por lo que será necesario que configure una estrategia de aprendizaje desde la necesidad de sus colaboradores y no desde su visión como líder de talento humano
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

¡Comparte este post!
Share
octubre 21, 2021

La confianza nunca había sido tan importante como lo es actualmente, donde la incertidumbre ha sido la protagonista durante meses. Sin confianza, todas nuestras acciones y relaciones se desacelerarían o se estancarían.

¡Comparte este post!
Share
octubre 19, 2021

¿Qué está pasando con la confianza? Recibo un WhatsApp del dentista recordándome que mañana tengo cita. Me llaman del taller para recordarme que el lunes a las ocho tengo que llevar el coche

¡Comparte este post!
Share
octubre 14, 2021

El desarrollo de nuevos productos es complejo, y cada vez lo es más. Los responsables de renovar la oferta de una empresa deben entender la evolución de las necesidades del cliente, entender como explotar los beneficios de las tecnologías emergentes, diseñar modelos de negocio robustos y trabajar para alinear a los distintos actores, involucrados en el proceso, para garantizar el éxito del nuevo producto.