Crear valor a través de relaciones valiosas

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

El valor de un negocio (y de una vida) reside en el valor de sus relaciones. Juzgamos a los profesionales y a las empresas por sus resultados, pero en el origen de un buen desempeño personal y organizacional late la capacidad de crear vínculos intensos y de una duración adecuada. El capital relacional es uno de los activos más importantes de las empresas y de quienes trabajamos en ellas.

Con el paso del tiempo, caemos en la cuenta de que hay relaciones que apenas agregan valor y a las que hemos dedicado demasiado tiempo de nuestra vida o de nuestra carrera, mientras que otras relaciones que nos han aportado de verdad han recibido menos atención de la que merecían. Nos convertimos en personas ávidas de vínculos valiosos, que resulten significativos desde cualquier punto de vista: emocional, intelectual, profesional, económico, etc.

En esa etapa de nuestra carrera, la gestión del tiempo no se apoya sobre la pregunta: «¿a qué dedico mi jornada?», sino «¿a quién doy entrada en mi agenda?». Como decía Aristóteles, los objetivos más apreciados no los conseguimos por nosotros mismos, sino a través de otros. Elegir las relaciones, cuidarlas y darles continuidad en el tiempo pasa a ser una de las prioridades de un profesional maduro.

Cada vez más organizaciones buscan en sus directivos esta capacidad de generar relaciones de alto valor añadido, empezando por los propios empleados. De hecho, no se suele aceptar como excusa ante unos resultados poco satisfactorios el hecho de que el equipo no está suficientemente comprometido. Si una relación es de baja intensidad, lo primero que hay que preguntarse es qué hace el responsable o el supervisor para crear un entorno de relaciones más valiosas.

En entornos profesionales es perfectamente perceptible la actitud de quienes ejecutan sus tareas de forma comprometida, y la de los que se limitan a cumplir una simple obligación. El desempeño de los primeros es superior a lo que sus competencias harían esperar. En el caso de los segundos, aun tratándose de personas con amplia experiencia y cualidades excepcionales, encontramos a lo sumo el nivel esperado de resultados.

Resultan paradigmáticos los casos de personas a las que conocemos en su entorno laboral y nos parecen grises, rutinarias y poco creativas. Más adelante, los observamos en algún ámbito de su vida privada (el desarrollo de una afición, la práctica de un deporte, etc.) y comprobamos que son creativos, impulsivos y con grandes dotes de liderazgo. El contraste tiene su origen en que, en el primer caso, son meros ejecutores de instrucciones ajenas, mientras que en el segundo ponen en juego su voluntad. Allí donde una persona hace aquello que quiere, allí encontramos la justa expresión de todo lo que esa persona es capaz.

En una organización de cierta complejidad, uno de los directivos me describía así la situación: «aquí hay gente que detecta problemas; otros, son ellos mismos un problema; y por último están los que resuelven problemas». Este cuadro se repite, con matices, en muchas empresas: el ingenio, sin voluntad real de alcanzar los fines de la organización, más que una ayuda, se convierte en una rémora. Hay gente especialmente lúcida para detectar fallos y errores en los demás, pero muy roma para encontrar soluciones. Por el contrario, quien tiene una voluntad decidida suele analizar las situaciones desde una perspectiva muy práctica y con soluciones efectivas. Al modo de pensar de los primeros se lo suele describir con la expresión: «a la parálisis por el análisis». Los razonamientos de los segundos, generalmente no tan «brillantes» (no son ocasión de lucimiento personal), van certeramente a la obtención de los objetivos propuestos.

Ambas actitudes son contagiosas. Y, de hecho, cuando predomina el primer perfil encontramos organizaciones desanimadas, reactivas y burocratizadas. Las personas que llegan con entusiasmo suelen sufrir un «baño de realismo» que no rara vez les lleva a compartir el escepticismo generalizado. Por el contrario, basta a veces una persona realmente comprometida con un proyecto, para transmitir a todo su equipo el mismo entusiasmo y obtener de ellos un desempeño excelente.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

Palabra de líder
¡Comparte este post!
Share
mayo 22, 2024

Gracias a las palabras los líderes lideran, los padres y madres educan, los vendedores venden, los encargados te atienden y el doctor te ayuda a entender un diagnóstico. Para que nos hagamos una idea en cifras, se calcula que usamos unas dieciséis mil palabras al día.

Reducción jornada laboral
¡Comparte este post!
Share
mayo 15, 2024

¿Cuáles son las consideraciones legales de una posible reducción de jornada a 37.5h y cómo podría afectar al sector de Recursos Humanos (RR.HH.)? ¿En qué estado está esta propuesta? ¿Se va a hacer efectiva?

La exigencia, ineludible para el liderazgo
¡Comparte este post!
Share
mayo 8, 2024

Del liderazgo Gregorio XIII a Sixto V, podemos aprender la necesidad de un sano rigor en el ejercicio del gobierno