Mejor prevenir que curar

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

¿Y si me quedo como estoy? ¿De verdad tengo que migrar ahora a un nuevo sistema? Estas  se han convertido en «las preguntas del millón», que seguramente  los profesionales de recursos humanos se hayan planteado recurrementemente  en los últimos meses. ¿La respuesta? rotundamente sí. Y no sólo eso, se debe tener en cuenta que si  no se ha comenzado ya a preparar, mañana probablemente será tarde. Ya no se puede aplazar, porque  en cualquier momento lo que parecía un futuro lejano se puede volver una realidad inmediata en la que la «técnica del avestruz» ha demostrado  no ser efectiva.

El Sistema de Liquidación Directa (SLD), conocido también como Proyecto Cret@, es ya una realidad desde el 1 de enero de 2015 y supone la ruptura del modelo de cotización cuya última modificación solo recuerdan los profesionales de larga trayectoria. Ahora será la Tesorería la que calculará las cotizaciones de los trabajadores. Las empresas no podrán limitarse a enviar la información de cotización como hasta ahora, sino que tendrán que vigilar que la información sea la misma, impulsar a la Seguridad Social a corregir lo que sea necesario, y además asegurar que los costes calculados coincidan con los esperados,  ya presentados a la dirección de la compañía un mes antes, cuando se abonaron los salarios.

Bajo la apariencia de un cambio de formatos, el nuevo sistema de liquidación directa supone  un cambio radical.  No hay nuevas obligaciones legales sobre la corrección del dato, pero ahora será imprescindible vigilarlo, y garantizar la exactitud.

Esto supondrá un desafío a la capacidad de transformación de los procesos internos de contratación y gestión del empleado, para garantizar la exactitud del dato desde el primer momento y en consecuencia  evitar un retraso recurrente. Solo de esta forma, se podrá evitar el esfuerzo adicional  que supone  igualar la información entre dos sistemas manejados  por personas, y por tanto, susceptibles de cometer errores.

Por eso, la transformación debe comenzar incluso mucho antes de empezar el trabajo con el nuevo sistema. La modernización de procesos, automatización de tareas  y detección temprana de discrepancias son actividades básicas para reducir la incertidumbre sobre el proceso.

Conviene vigilar  también, y descubrir nuevos conceptos como  «borrador», muy utilizado en las conversaciones sobre  Cret@, y por lo general  causa frecuente de confusiones, ya que no sigue el mismo principio de aceptación que otros precedentes.

Con este nuevo sistema, la Tesorería envía algo similar a un «borrador, parecido al de la Agencia Tributaria, en el que se podrá comprobar  la liquidación que se ha preparado y conocer el detalle de las bonificaciones y ventajas que se le aplican.La diferencia principal con el sistema tributario radica en cómo se debe rectificar el borrador, ya que en lugarde enviar la declaración corregida, habrá que remitir los datos que se deben cambiar. Más allá de la semántica, la operativa será clave en este punto.

Por tanto ante «las preguntas del millón» mencionadas anteriormente y el inevitable cambio al que tendrán que adaptarse todas las empresas, la clave está en el «mejor prevenir, que curar». Es el momento de ponerse en marcha y hacerse las preguntas adecuadas: ¿Está preparado mi programa?, ¿Lo estoy yo?¿El cambio de ficheros se adapta a mi operativa?, ¿Me va a suponer mayor o menor carga de trabajo?, ¿ En sólo tres meses  lograré  adaptarme? La mayoría de estas cuestiones tienen difícil respuesta hasta que se plantee seriamente el comienzo. Como dijo Antonio Machado: «Caminante no hay camino, se hace camino al andar».

Por David Muñoz Director de Soporte Técnico y Formación de Meta4

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

Experto Meta4

Artículos Relacionados

¡Comparte este post!
Share
octubre 21, 2021

La confianza nunca había sido tan importante como lo es actualmente, donde la incertidumbre ha sido la protagonista durante meses. Sin confianza, todas nuestras acciones y relaciones se desacelerarían o se estancarían.

¡Comparte este post!
Share
octubre 19, 2021

¿Qué está pasando con la confianza? Recibo un WhatsApp del dentista recordándome que mañana tengo cita. Me llaman del taller para recordarme que el lunes a las ocho tengo que llevar el coche

¡Comparte este post!
Share
octubre 14, 2021

El desarrollo de nuevos productos es complejo, y cada vez lo es más. Los responsables de renovar la oferta de una empresa deben entender la evolución de las necesidades del cliente, entender como explotar los beneficios de las tecnologías emergentes, diseñar modelos de negocio robustos y trabajar para alinear a los distintos actores, involucrados en el proceso, para garantizar el éxito del nuevo producto.