Elogio del día gris

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Animo a quienes me rodean a enamorarse de la normalidad, evitando la fascinación por acaecimientos caprichosos. Hace algunas semanas, mi hija Sofía me preguntaba por el origen de esa insistencia.

Corría la década de los 70 del siglo pasado. Cursaba mis estudios de BUP en el colegio de los escolapios en la calle Conde de Peñalver, en el barrio de Salamanca, en Madrid. Ese centro era y es pilotado por los seguidores del aragonés san José de Calasanz. Casualidades de la vida, tras muchos años de vivir o surcar múltiples países de cuatro continentes (lo sigo haciendo), en la actualidad y desde hace una década, mi despacho se encuentra a doscientos cincuenta metros de ese entrañable inmueble en el que fuimos formados miles de españoles.

Aquellos entregados religiosos, además de la formación prevista por el Ministerio de Educación, ampliaban su oferta cultural y deportiva a los alumnos. Entre otros, estuve integrado durante largos periodos en el club de lectura, actividad que me apasionaba y que me acompaña hasta el presente. Con acierto señalaba Teresa de Jesús que para timonear la propia vida es preciso leer mucho, pues quien no lo hace acaba siendo gobernado por otros. Estudiar es uno de los instrumentos para soslayar el empeño de muchos de destacar en mediocridad.

Animado por un amigo de mi padre, comencé a frecuentar un movimiento, otrora floreciente y hoy en caída libre. Ofrecían formación complementaria a muchachos con inquietudes intelectuales. Fue Manuel, licenciado en Física y directivo de aquella organización, a quien escuché que son más felices quienes disfrutan con la normalidad, frente a aquellos que anhelan coordenadas privativas. Desde entonces reflexiono sobre lo importante que es saborear el día gris, pues, entre otros motivos, es el más habitual. Incluso para quienes, como es mi caso, hemos tenido la fortuna de viajar de manera reiterada y de vivir imponentes aventuras en distantes rincones del globo.

Años más tarde, trabajando en Italia, redescubrí el mismo concepto en la novela de Dino Buzzatti Il deserto dei tartari. Eugenio Corti, con quien llegué a entablar amistad, apuntaba en la misma dirección en su dilatada y en parte ficcionada autobiografía Il cavallo rosso.

Directivos o no, millones de personas centran sus ilusiones en futuras vacaciones, viajes o eventos singulares. Es evidente que todos tratamos de huir de la rutina en busca de sensaciones placenteras. Sin embargo, resulta más reconfortante lo excepcional cuando somos gozones de la naturalidad.

El sentido más usual de la palabra rutina se refiere a la desanimada reiteración de obligaciones que acaba conduciendo al hastío. Pero, ¡podemos vivir con la motivación intrínseca consistente en hacernos mejores personas! Y con otra trascendente: crear las condiciones de posibilidad para que quienes interactúan con nosotros disfruten de experiencias diferenciales y nunca sean recolectores de nuestras amarguras.

¡Qué disímil hubiese sido la existencia del protagonista de Il deserto dei tartari si, en vez de permanecer en atenta espera de contingencias que nunca acaecieron, hubiera centrado sus jornadas en desarrollar una digna labor subjetiva! Es decir, empeñarse en hacerse mejor persona cada veinticuatro horas, más allá de su trabajo objetivo. A saber, reiterar actos en espera de la prometida retribución.

Los frutos profesionales y personales serán más abundantes si recordamos, parafraseando al filósofo danés, que las puertas de la felicidad se abren hacia fuera y que quien intenta forzarlas hacia dentro lo único que logra es cerrarlas más fuertemente.

La felicidad es amar mucho lo que uno tiene y no vibrar en la perturbadora perspectiva de culminar cimas extravagantes. Cuando lleguen, bueno será, pero los aplausos de un premio -por poner un ejemplo- se apagan pronto. Quien se lleva bien consigo mismo y asume sus circunstancias vitales y profesionales se engolfará en el regocijo de ser criatura humana.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

Palabra de líder
¡Comparte este post!
Share
mayo 22, 2024

Gracias a las palabras los líderes lideran, los padres y madres educan, los vendedores venden, los encargados te atienden y el doctor te ayuda a entender un diagnóstico. Para que nos hagamos una idea en cifras, se calcula que usamos unas dieciséis mil palabras al día.

Reducción jornada laboral
¡Comparte este post!
Share
mayo 15, 2024

¿Cuáles son las consideraciones legales de una posible reducción de jornada a 37.5h y cómo podría afectar al sector de Recursos Humanos (RR.HH.)? ¿En qué estado está esta propuesta? ¿Se va a hacer efectiva?

La exigencia, ineludible para el liderazgo
¡Comparte este post!
Share
mayo 8, 2024

Del liderazgo Gregorio XIII a Sixto V, podemos aprender la necesidad de un sano rigor en el ejercicio del gobierno