El Reto de Aprender en el Trabajo del Conocimiento

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

«Ahora aceptamos el hecho de que el aprendizaje es un proceso que dura toda la vida para mantenerse al corriente del cambio. Y la tarea más urgente es enseñar a la gente cómo aprender.»

Peter Drucker

Aprender durante toda la vida

Los «tiempos líquidos» de los que hablaba el sociólogo polaco Zygmunt Bauman han dejado paso a los entornos «VUCA», siglas en inglés de «Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambiguos». Unos entornos caracterizados por el desconocimiento de qué nos traerá el futuro y la única certeza de que muy probablemente será distinto de lo esperado.

La velocidad a la que el conocimiento se crea y se destruye sigue creciendo con ritmo exponencial y la innovación continua ha dejado de ser una expresión de moda para convertirse en requisito indispensable de supervivencia, tanto para las organizaciones como para las personas.

Ante esta nueva realidad en la que vivimos, el aprendizaje adaptativo nos capacita para adaptarnos a ella de forma dinámica, flexible y, sobre todo, rápida, gracias a un proceso continuo de aprendizaje, desaprendizaje y reaprendizaje.

Aprender es trabajar

Frente al relativamente cómodo aprendizaje característico del trabajo manual – un aprendizaje basado mayoritariamente en la observación, imitación y repetición – el aprendizaje en el trabajo del conocimiento exige algo más por nuestra parte.

Aprender en el trabajo del conocimiento es un trabajo. Se aprende como resultado de una voluntad, que se expresa en una actitud y que va unida a un proceso activo y permanente. Más allá de la memorización puntual de información o de la incorporación de habilidades concretas por medio de la práctica y la repetición, el trabajo del conocimiento es un proceso de aprendizaje continuo basado en la experiencia.

En el trabajo del conocimiento, se aprende, sobre todo, haciendo. Es un aprendizaje iterativo, por medio de modelos y prototipos. Se trata de un aprendizaje nuevo y exigente que requiere, sobre todo, pensar. Por algo pensar es la esencia misma del trabajo del conocimiento.

Tradicionalmente se ha aprendido desde el pasado. El pasado todavía puede enseñarnos mucho. Pero ahora, las respuestas para el futuro cada vez se encuentran menos en el pasado. De forma progresiva, el conocimiento relevante es mayoritariamente tácito, extraído a partir de experiencias en el presente, ya que buena parte de él no está en los libros. Aprender, en este nuevo tipo de trabajo, es extraer conocimiento de experiencias reales, aquí y ahora.

Aprender con sentido

Los hipermedia han puesto a nuestro alcance cantidades ingentes de información, en tiempo real y a menudo sin coste. El volumen de cosas sobre las que podemos aprender escapa con creces a nuestra capacidad para hacerlo. Aunque dedicáramos nuestra vida entera a aprender, tan solo podríamos llegar a abarcar una mínima parte de lo posible.

Ante esta situación, es imprescindible tener claridad sobre qué aprender y qué no aprender. Aprender algo siempre tiene un coste de oportunidad asociado, ya que podrías estar dedicando esa atención a aprender algo distinto y potencialmente más útil y valioso.

Por eso, antes de aprender algo, es clave saber qué en concreto quieres aprender y, sobre todo, para qué lo quieres aprender. Solo así podrás pasar del «aprender por aprender» al «aprender con sentido».

Conclusión

Aprender ya no es lo que era. Del aprendizaje pasivo, uniforme y reactivo, característico del trabajo industrial, es preciso evolucionar hacia nuevas formas de aprendizaje, más adecuadas a las necesidades que plantea el trabajo del conocimiento.

La efectividad del trabajador del conocimiento depende en gran medida de su capacidad para mantener su conocimiento al día, lo cual está estrechamente vinculado a su capacidad de aprendizaje. Sin aprendizaje, un profesional del conocimiento difícilmente podrá ser efectivo. Paradójicamente, las exigencias crecientes que este nuevo tipo de trabajo plantea hacen cada vez más difícil dedicar la atención necesaria a aprender.

Tener que aprender durante toda la vida, que aprender sea un trabajo en sí mismo o la necesidad de aprender con sentido, junto a la dificultad creciente para dedicar al aprendizaje la atención que requiere, hacen que aprender a aprender sea uno de los grandes retos del trabajo del conocimiento.

2015 José Miguel Bolívar – Algunos derechos reservados. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

¡Comparte este post!
Share
febrero 21, 2024

Matthew Weatherley-White, inversor de impacto y cofundador del Grupo CAPROCK, explica en este interesante vídeo cómo la sostenibilidad puede trascender las fronteras de los equipos y convertirse en el núcleo de toda la organización.

Trabajadores sin escritorio
¡Comparte este post!
Share
febrero 14, 2024

Las empresas deben encontrar mejores soluciones y rápido. Perder trabajadores sin escritorio no solo es costoso desde la perspectiva de la contratación y la capacitación, sino que también afecta su capacidad para adaptarse a la creciente demanda de los clientes

Liderazgo resiliente
¡Comparte este post!
Share
febrero 7, 2024

Hay un punto de inflexión en la vida de todo adulto. Un "break point". Una ruptura. La última gota del vaso. Una decisión. Una ruptura. Un giro dramático…. Las ganas de abandonar cuando justo estás punto de ganar. De marcar el punto que te llevará a otro lugar. Ese antes y después que se puede aplicar al desarrollo profesional de muchas maneras