La edad de la nostalgia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

 

En los últimos meses, diversos medios han hecho referencia a un estudio elaborado por la Universidad de Harvard sobre la felicidad propia de los sexagenarios. Se han sucedido interpretaciones más o menos simpáticas. Entre otras cuestiones, se destaca que quienes hemos superado el sexto escalón nos hallamos en una edad en la que se nos ve experimentados. De un modo u otro, bastantes han logrado aquello a lo que aspiraban hace seis décadas. Los prejubilados no acuden al trabajo y un buen número disponen de una pensión aceptable y una vivienda en propiedad. No es obligatorio regresar a una hora determinada exógenamente impuesta.

Acopiamos mayores vivencias y, en múltiples casos, hasta festoneadas de discernimiento. El cerebro gira, quizá, más parsimonioso por exceso de datos. Es como si el disco duro de un ordenador se ralentizara porque está repleto de archivos. Nuestro cerebro no es más débil, pero ha acumulado más información. Se anhela, en general, aportar sin enchinarrar.

Algunos prosiguen la chanza señalando que los alimentos han de ser:

  1. Verduras y frutas frescas.
  2. Marisco gallego.
  3. Nueces (con o sin nata y helado).
  4. Huevos (tortilla de patatas, sin cebolla).
  5. Pescado y carne (merluza de pincho, rodaballo, bacalao al pil pil, vaca vieja madurada, angus).
  6. Aceite de oliva Virgen Extra.
  7. Jamón de jabugo.
  8. Y, principalmente, lo que más apetezca en cada circunstancia, siempre que el bolsillo lo permita.

Tres cosas hay que procurar dejar de lado:

  1. La edad
  2. El pasado
  3. Los quebrantos y lamentos

Las realidades más importantes:

  1. Cuidar a los amigos que han sabido estar ahí no solo cuando triunfábamos, sino en momentos de baches durante el recorrido, sin caprichosas volubilidades.
  2. Proponer planteamientos positivos, soslayando los perjudiciales, que deprimen. Nunca obrar como alendajos de negatividades.
  3. Vivir el presente como maravillosas experiencias en las que gozar.

 

Quienes seguimos en plena actividad profesional y nos es viable procuramos vivir una etapa dulce en la que las aportaciones no son quizá tantas como en el pasado, pero sí más sustanciales. ¡Qué profunda alegría me produce cuando, con una frecuencia gracias a Dios no pequeña, recibo mensajes por medio de cualquiera de las redes sociales de antiguos alumnos o subordinados de empresas que agradecen los consejos recibidos hace años y solicitan otros nuevos para el presente! Todo con cercanía y normalidad sin lucir ningún tipo de entorchado, sin asnal gravedad.

Hace algunas semanas, un amigo añejo, propietario de decenas de colegios, definió esta fase como la edad de la nostalgia: periodo para seguir disfrutando de buenas conversaciones, quizá más prolongadas, y de generar reflexiones que conjuguen la frescura con la pericia.

Sigo impartiendo conferencias a ambos lados del charco, pilotando procesos de coaching, asesorando comités de dirección… Embarcado estoy, además, en una pluralidad de retos intelectuales que irán viendo la luz en forma de libros. En paralelo, me gusta releer textos e investigaciones que he generado. En “Jesuitas, liderar talento libre” (LID) recojo una sabia recomendación de Ignacio de Loyola: acierta quien combina equipos de críos y personas de edad. Los primeros aportan energía y los segundos sabiduría. Ambos han de tener claro el terreno de juego. Cuando así se logra, los frutos son inestimables.

Ahora, a muchos, en lo personal y en lo profesional, nos toca aprender a ser mayores. O, por proseguir con la guasa, menos jóvenes. Quienes lo logren serán felices en el tiempo que quede por recorrer a cada uno.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

ESCRITO POR

HR Blogger

Artículos Relacionados

Palabra de líder
¡Comparte este post!
Share
mayo 22, 2024

Gracias a las palabras los líderes lideran, los padres y madres educan, los vendedores venden, los encargados te atienden y el doctor te ayuda a entender un diagnóstico. Para que nos hagamos una idea en cifras, se calcula que usamos unas dieciséis mil palabras al día.

Reducción jornada laboral
¡Comparte este post!
Share
mayo 15, 2024

¿Cuáles son las consideraciones legales de una posible reducción de jornada a 37.5h y cómo podría afectar al sector de Recursos Humanos (RR.HH.)? ¿En qué estado está esta propuesta? ¿Se va a hacer efectiva?

La exigencia, ineludible para el liderazgo
¡Comparte este post!
Share
mayo 8, 2024

Del liderazgo Gregorio XIII a Sixto V, podemos aprender la necesidad de un sano rigor en el ejercicio del gobierno